martes, 5 de noviembre de 2013

El psiquiatra recomendó quitar la medicación para la hiperactividad y empezar con la terapia visual comportamental

Espero que la historia de mi hijo sirva para otras familias. Mi hijo comenzó el colegio como un niño más, siendo movido, alegre etc. Todo cambio cuando comenzó Primaria. Al terminar 2º la profesora nos insinuó la posibilidad de que fuese un niño TDAH (hiperactivo), pero que cuando empezara 3º se vería. Al comienzo de 3º  la profesora no tardo en llamarnos a tutoría, estaba desesperada con él,  nos comento que no era capaz de estar en clase quieto, no prestaba atención y en los exámenes respondía lo que le venía bien. Los deberes eran una pelea constante porque siempre nos decía “no entiendo” en ejercicios  sencillos.
Lo llevamos  a una asociación para niños hiperactivos. Allí nos indicaron que sí, que  era un niño TDAH. Después de un año y a pesar de avanzar un poco, no lo hacía como yo creía que debía.
 Decidimos ir al psiquiatra en la Seguridad Social. Nos dio el mismo diagnostico TDAH. Inmediatamente nos receto Concerta (medicamento para tratar el déficit de atención); a los dos meses al ver que no mejoraba decidió subirle la dosis al doble. No hubo ninguna mejoría. Comentando el caso con una orientadora de colegio (que no del suyo),  nos recomendó ir a un OPTOMETRISTA.

 No sabíamos lo que era y con esa ignorancia decidimos preguntar al psiquiatra. Cuál fue nuestra sorpresa, cuando no solo nos lo recomendó como terapia, sino que directamente nos indico que dejáramos de darle la medicación al niño y comenzáramos la terapia, ya que él tampoco tenía claro que cumpliera todos los requisitos para ser diagnosticado como TDAH. Nos indico que él había derivado a niños de su consulta a Víctor y la mejoría había sido increíble. Ha estado en consulta con Víctor durante 4 meses, bajamos una vez a la semana, realiza ejercicios en casa tanto de ordenador como de movimientos rítmicos y otros. Ahora hemos empezado 5º su actitud en clase ha cambiado, ya no va acelerado todo el día y sobre todo nos hemos dado cuenta como padres que la terapia ha funcionado cuando hace pocos días nos dijo “mama me siento más listo”.

Creo que con esta última frase resume todo lo que hemos conseguido; hay que seguir,  pero el camino ahora ya no se ve con tantos obstáculos.

3 comentarios:

  1. Muchas gracias por tu testimonio, A nosotros nos pasó parecido solo que nunca accedimos a medicarle porque nunca estuvo claro que fuese TDAH. A finales del curso pasado una psicopedagoga, tampoco la de su colegio, nos indicó que podría tener problemas visuales y efectivamente así ha sido. Estamos muy al principio de la terapia visual pero tenemos todas nuestras esperanzas puestas en ella y algo vamos notando.
    Como tú bien dices, al menos vemos un camino que seguir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Amparo... Como os fue? Mi hijo empieza la terapia ahora y Estoy muy nerviosa y ansiosa.
    Necesito hablar con alguien de carne y hueso a quien le haya ido bien.
    Espero haberme explicado bien.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Amparo... Como os fue? Mi hijo empieza la terapia ahora y Estoy muy nerviosa y ansiosa.
    Necesito hablar con alguien de carne y hueso a quien le haya ido bien.
    Espero haberme explicado bien.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. Para evitar intervenciones malintencionadas, una vez moderado, lo publicaremos. También puedes contar tu experiencia y verla publicada en este blog.
Saludos,
avanzaescolar@gmail.com